18 ene. 2015

Viaje gastronómico


Degustando
en un viaje gastronómico de cuerpos
conectado con sabores familiares
mediterráneos
de tacto a oliva profundo
tomate dulce al paladar
e intensidad latente

sabiendo del rubro
suave y caliente poblano
de piel ahumada
rabiando sabores sin tallar
de texturas atadas a la tierra
y olores inocultables
descubriendo la alegría agridulce
de respuesta cítrica
y delicado roce

cada cuerpo
como alimento empático del alma
como encuentro cocinado a fuego lento
como sentidos agitados, ofreciendo
bocados esponjosos y redondos

y siempre el saciado final
y siempre injusto al amor
a los ingredientes frescos
a la promesa dedicada y permanente

No hay comentarios:

Publicar un comentario