9 abr. 2016


Somos una burda copia de nuestras creaciones
caminamos torpemente sobre nuestras ideas
jugamos como adultos
no nos reconocemos en los niños
buscamos lo que nunca debió haberse perdido

Qué gozada tener tanto que aprender
qué privilegio poder tomar cualquier camino
si el destino ya lo llevas contigo

Siempre hay lugar para uno más
Siempre hay uno más


Manos en el aire



Sigo dibujando
manos en el aire
que al dejarme caer
me sostienen
pruebo a sostener
a otros, mientras tanto

Confío y confían
en un aire homeopático
de si mismos
en el que creer
como la única manera de aguantar
un peso también imaginado