18 ene. 2015

Viaje gastronómico


Degustando
en un viaje gastronómico de cuerpos
conectado con sabores familiares
mediterráneos
de tacto a oliva profundo
tomate dulce al paladar
e intensidad latente

sabiendo del rubro
suave y caliente poblano
de piel ahumada
rabiando sabores sin tallar
de texturas atadas a la tierra
y olores inocultables
descubriendo la alegría agridulce
de respuesta cítrica
y delicado roce

cada cuerpo
como alimento empático del alma
como encuentro cocinado a fuego lento
como sentidos agitados, ofreciendo
bocados esponjosos y redondos

y siempre el saciado final
y siempre injusto al amor
a los ingredientes frescos
a la promesa dedicada y permanente

Globo


La luz desde la cama es como un globo
que miramos, al unísono, flotar
sobre un mapa en miniatura
te pedí ser tu Julio Verne
y me dejaste tan solo aire caliente
para descender y contarlo

Sitios fríos


Sitios recomendados, almas
moribundas como sonrisas vacías
eres la única excusa, nada oculta el frío
ni perdido en la belleza callada,
las luces redondas ni las tenues esquinas

todo perfectamente muerto
encrucijada mágica
donde no llegar, si no es en sueños
para prendarse, pero querer huir

sólo, como única excusa
sin ti siquiera
dando look donde sobra imagen, permitiendo
la armonía medida con necesidad espontánea

caí rodado desde montañas inteligibles
hasta un río de lugares comunes
de conocidos hábitos
y me sentí de nuevo extraño
saliendo de Neptuno
para arribar a Marte, tan frío
sin ti, tan yacente

A contra luz


Disfruto observándote
leyendo a contra luz
descifrar tus ojos, fruncidos,
escudriñando las palabras

solía imaginarte
en la ventana de un paisaje,
definido por tu rostro,
donde no estuviste nunca

cambiaba el tiempo, un gesto tuyo
la bruma no te alcanzaba
abusabas de su albero, soleando
tu cristal
dando la espalda al puro invierno

y te quería en mi lugar, inspiradora
de un poema real, que otro escribiera
del no querer salir, si no es trepando
al alféizar que has creado en tus mejillas
y hasta el marco nacarado de tu sombra

Hogar paralelo


Con un hogar como puente en el espacio
fuego que alimenta a la familia distanciada
cuando se recolocan los leños como djs
pinchando nuestra música intercambiada

Cuando tocamos fuegos paralelos
un único día del año
cuando os echo de menos y os siento
atizando las brasas
arropándome en un hogar extraño

Y desearía llamaros con señales de humo
que llenaran la navidad de nubes de nieve
y sintierais mi presencia rodeada
de palabras aún aquí desconocidas

Una única imagen




Hanoi me recordó algo pasado:
apostaba a lo desconocido
en un sueño de apuestas y calles
de suerte echada

Aunque faltaba el ruido que lo cambia todo
que te despierta para perder la apuesta
y ganar la vida repleta de citronella
risas extrañas y honestas
cuando una única imagen en su justo momento
arropa un cruce de calles que nunca durmió

de nuevo, aquí, un día no existí
y hay ojos que miran manos
deseando en vano
y ocurría antes y no cambiará nunca

porque los amores más puros
pertenecen a la historia
y los más puros anhelos, a la calle
la de esa imagen única que lo arropa todo
entre el ruido que lo interfiere todo

menos el sueño ganado de una apuesta