18 ene. 2015

Una única imagen




Hanoi me recordó algo pasado:
apostaba a lo desconocido
en un sueño de apuestas y calles
de suerte echada

Aunque faltaba el ruido que lo cambia todo
que te despierta para perder la apuesta
y ganar la vida repleta de citronella
risas extrañas y honestas
cuando una única imagen en su justo momento
arropa un cruce de calles que nunca durmió

de nuevo, aquí, un día no existí
y hay ojos que miran manos
deseando en vano
y ocurría antes y no cambiará nunca

porque los amores más puros
pertenecen a la historia
y los más puros anhelos, a la calle
la de esa imagen única que lo arropa todo
entre el ruido que lo interfiere todo

menos el sueño ganado de una apuesta

No hay comentarios:

Publicar un comentario