29 may. 2013


triángulo poético en bermudas
de palabra, música y espectros
misterio irrechazable, sumidero del mundo
como un centro de gravedad
que añora la caída y sueña el cielo

3 días para el fin del mundo (Noviembre 2012)


Si el mundo se acabara en tres días, me alegraría. Sería maravilloooooso! En aquella playa portuguesa en la mañana del año nuevo pasado, tres amigos descifraban el destino del mundo. Uno, que si las infinitas conexiones de la red global estaban madurando el cerebro de la humanidad y lo harían tener por fin conciencia, y esa era la señal de la salvación. Otro, que Gaia, el organismo viviente en forma de planeta, del que formamos parte, da muestras de estar cerca del colapso y el fin está cerca. El tercero, que ambos hechos habrían hecho recuperar la espiritualidad perdida con el humanismo. Pero todos eran compatibles. El cuerpo de la humanidad está en su lecho de muerte y como buen moribundo es consciente de su fin, lo percibe, está alcanzando la paz necesaria. La lógica paz que solo viene cuando nada importa, porque ya está todo el pescado vendido. Cuando solo importa la paz. Imaginad que realmente fuéramos conscientes, con certeza, de que el mundo se acaba en tres días. No se vendería un iphone más, ni se discutiría si es mejor messi o cristiano, si te han rallado el audi, si las infantas han ido al colegio, ni siquiera si te han echado del trabajo, te ha engañado la novia o el banco se ha quedado con tu dinero. Si solo murieras tú, quizá tendríamos la sensación sanamente envidiosa de querer quedarnos a vivir la vida, a vivirla con nuestra gente, porque la vida sigue sin ti. O de asegurarnos de que no dejamos cuentas pendientes con la vida, que dejamos un recuerdo positivo de nuestro paso por ella. Pero si todo lo que conocemos desaparece dentro de tres días, si el mundo se extingue, ni siquiera queda eso. Nada más importa que encontrar la paz, y unir la misma energía con el resto, con lo que nos rodea, abrazarnos, no decir nada. Por fin la humanidad encontraría la comunión perfecta, la luz y la paz que solo encuentra el moribundo, pero con la ventaja de que no deja nada pendiente, no hay nada por lo que preocuparse. Nada más tendría sentido. La mayor parte del tiempo de nuestras vidas es morralla. Es un mero trámite necesario para ir de uno a otro de los momentos que realmente nos marcan en la vida y que si los juntáramos quizá no sería más que horas o minutos, como mucho días. Muchos cambiaríamos varios años de morralla por vivir esos segundos que siempre están presentes. Pues imaginad 3 días en los que las energías nos mantuvieran en un estado de éxtasis y de paz, en tener algo parecido a esos momentos mágicos de la vida concentrados y compartidos, y que luego todo se acabe. ¿No sería una maravillosa manera de despedirnos? Mirad, si el mundo está en su lecho de muerte, si se acaba nuestro ciclo, casi prefiero que sea dentro de tres días, o al menos en mi tiempo de vida, porque no me lo quiero perder.

24 may. 2013

chamanes del tiempo


La confusa percepción del hoy
necesita de chamanes del tiempo
que conecten viejo mundo y mundo nuevo
precisa de puentes siempre descifrables
con palabras que nunca se perdieron

Chamanes horizontales que traduzcan
dolor de ave perdida en el desierto
en canto ártico de focas
del encuentro

Seres comunes como la muerte
humanos como el primer llanto
como el ciclo del agua
inagotables

Muchos murieron desmembrados
por unir verdades con sus manos
algunos en cortejo con futuros
todos escondidos por la historia

Pocos saben que su vida
es más grande que sí mismos
que la importancia es contraria
al paso del tiempo
que la eternidad no entiende de cajones

El chamán del tiempo vuela
como un asteroide
bajo todas dimensiones las engulle
como un barco
las hunde en el origen del silencio

23 may. 2013

conocí a un hombre


Conocí a un hombre
que había desistido de su vida
que peleaba la próxima etapa
irrelevante, en su pasado

Ese hombre vio mares que nadie verá
luchó batallas olvidadas, vestía ropas repetidas
para no diferenciar los días

Y se enfrentaba al mundo
como si no fuera suyo
pintando barcos que no flotaban
soñando con montañas inundadas

Sabía más que nadie
y a nadie servía
comía en platos desgastados
porque pensar era solo
la razón para seguir desistiendo

mi reino


En ese reino perdido siguen escondidas
mis riquezas, sus gentes se disfrazan
de usurpadores, y al rostro de su alcoba
se reencuentran

En ese reino perdido las tierras
se mantienen desconocidas
con aire inaccesible
al dueño ajeno, sus cosechas
se entristecen

En mi reino hay un pulpo con corona
ajeno a mensajes nocturnos, pegado
con ternura y ansia a mis tejados
y por historias sin fin los ladrillos
se derriten


Mi reino resucitará en los ríos
el lodo rodará sus distorsiones
se reencontrarán en el mar, sin salida
con las sales decantadas de mi abrazo

22 may. 2013

con las manos libres


Con las manos libres
en contrato abierto con la tierra
caminando con espalda ligera y soltando lastre
declarando intenciones con las más pequeñas maneras
aunque nadie lo vea, haciendo lo que debes

Así el camino será aún abrumado
y las grietas dibujadas y abisales
mas la caída será elegante
y el salto irreflexivo, sin caso a heridas

Siempre en contacto con el mundo
que te hiere y te contempla
siempre dispuestos a trapichear con lo aprendido
si el trueque es ventajoso

Debemos encontrar monedas de recuerdos
perdidos en bolsillos agujereados
por el viento, y gastarlas a ciegas
en máquinas expendedoras de sueños
sin saber si es suficiente, como ludópatas de la vida
elección aleatoria de una casa vacía

procastinación del alma


Como la mujer derretida en la primera palabra
como la luz que atraviesa el cristal que la contempla
augurando un suspiro incontenible

Así los momentos de una vida
que desaparece y se renueva
infiel al pasado y los recuerdos
lealtad inútil a lo no existente

Como un freno de mil teclas se desliza
todas de sonidos sordos
de mordazas deshonestas, sin futuro
desdeñado por el miedo

Siempre hay excusa para demorar lo inevitable
la procastinación del alma revela humanos incompletos
casi genios que, por tales,
no son nada, solo hombres
con memorias enseguida caducadas

Más vale una guerra
más curte la extrema enseñanza del pavor
que arrasa con la duda
mostrando un destino cargado de razones

Qué egoísta y estúpido esperar
que las estrellas te abandonen

21 may. 2013

la oscuridad no es tiempo


Porque la oscuridad
es una sinfonía inacabada de silencios
donde nada crece
salvo las miradas frías y absorbentes
y la indecisión que alimenta la noche

Así el tren atropella a quien no conoce el tiempo
y porque no cambia, el pasado es oscuro
escribe cicatrices húmedas sobre llamas inmóviles

La habitación más allá del hogar
no es tiempo
es un nido de sombras azuzadas
por la leña necesaria
que te obliga a tantear en los rincones
y con manos ciegas tirar paredes
para mostrarte que amaneciendo
se extinguirán las velas

Llegaran las palabras merecidas siempre tarde
pues la humildad tiene mala prensa en este mundo
será cuando el sol me saqué del desierto
como un náufrago con las manos abrasadas
como flecha a la deriva

Y es que en lo espejismos no abreva la brújula
y los oasis se confunden con dunas que cubren los oasis
porque un valle de arena te protege
y pasaré de largo, confundido en tu espejismo

A veces me siento una planta carnívora
de tus besos, que los descompone en risas
en flores color salamandra que avisan y atraen
como criatura bipolar, no culpable
y mis fauces se desharán en tu ausencia

Y olvidarán el latido puro, pausado y acompañante
como pelo deslizado entre los dedos
testigo silencioso