19 dic. 2014

Cuando molesta, el silencio, y te dice:
tu vida, no la alcanzas
los dueños del silencio la malgastan
y te enerva lo que no buscaste
la ilusión de la deriva me mantiene
observando un archipiélago encapotado de nenúfares
erosionados

en aguas humildes,
bipolares como mis días
inquietantes

como tus ojos mirándome en el recuerdo



Echando de menos las nubes calladas
las honestas montañas, ciego
en la poética del olvido

siquiera buscando quien quise abandonar
ignorando la belleza de la derrota

al menos estoy re-aprendiendo
el idioma del mundo, recordando
historias inexistentes

algún día entenderé
la razón por la que no me dejé ir
la verdadera razón
por la que volviste