18 feb. 2015

Desapego

Nunca aprendí
a no echarte de menos

aprendí a no sentirte tanto
a no amarte en cada momento

desaprendí rápidamente

el desapego tardó
lo que una vida sin ti
exactamente

y el apego, en un minuto
recobró su sitio maldito
dejándome irreconocible

como la inocencia desolada por un niño
como el mundo que creemos entender

conozco el camino, sin embargo
de vuelta
como las grietas ya escaladas de la roca

y me desapegaré
desde la cima
para reconocerte en los preciosos
confines horneados de mis ruinas

No hay comentarios:

Publicar un comentario