25 sept. 2012

A ese hombre que ves




A ese hombre que ves
difuminado en nuestra vida

de niño también las estrellas lo alcanzaban

de niño a salvo mantenían unos brazos

Hace tiempo que se impuso el olvido
que sus calles aún tenían otros nombres

y eran familiares los rostros
tan epidérmicos como hoy nostalgias
 

Ya no se refleja en los cristales
son humanas e insalvables las distancias

como esquinas nocturnas
como juicios sumarios
vacíos salpicados de estela agria

y silencios tangenciales

 
Tantas percepciones ya no importan
sean extranjeras o egoístas

ya ni siquiera merece los rumores
que cantan al abismo y pasan


Ya no lo ves
y un día fue tu vida


No hay comentarios:

Publicar un comentario