13 jul. 2016

Estos árboles viven
meditando
no se entienden sin el otro

Como una hamaca del espíritu
me acunan
se olvidan de mi cuerpo
el ritmo lo marcan
las gaviotas que acallan mis ansias

Alguien desconocido
encontré al amanecer
vistiendo mis ropas
la lluvia me lo presentó
lo anunció toda la noche

Cuando se para el tiempo
solo el viento migratorio
pregunta si estoy vivo
me lleva donde estoy
donde antes no entendía

Cuando todo es música
única, lo más simple

se torna obra de arte

No hay comentarios:

Publicar un comentario