1 dic. 2009

Para Arturo, mi hermano

Los guerreros se abandonan unos a otros, porque la lucha es con uno mismo, y los demás ya tienen suficiente con la suya. Los que eligen luchar, claro. Tu y yo nos abandonamos de manera permanente y alevosa para reencontrarnos, tras el viaje, siempre en un abrazo. No hay de quien agradezca más desatarme, porque libre te encuentro a cada vuelta. Porque a cada frase me despojo de las nieblas. De la vanalización de los instintos. Del estrangulamiento de la magia. Llegas como guías en el árbol cuando el sendero tiene las luces cambiantes del atardecer y mi intuición mira hacia los destellos de las hojas, hacia arriba, cansada y distraída por su belleza, dejada por mi naturaleza de infante, de guerrero sin alas. Hay quien hace del amor un fin y un medio para todo. Por eso nadie puede encontrarte mas que en el amor. Será un placer simplemente buscarte.

1 comentario: